jueves, 12 de abril de 2012


La extranjera



Nadie te tomó en brazos
porque ya nadie es guapo.

Soy de este barrio
la extranjera
la que a un requiebro
le zozobra el alma
y tiembla.

Sonrisa que se hizo
tango y como tango
lágrima entera.

Me voy y no pude bailarte.

Como la luz de la mañana
cerca del bajo
un bandoneón se abre
y bajito me dice: ¡volvé!
toda la orquesta te espera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada